“Nuestra Huerta Escolar”: Un proyecto que involucró a toda la comunidad educativa de la Escuela Provincial Nº 24

La Gobernadora firmó con Nación un nuevo convenio para llevar servicios a las 128 viviendas de ATE. Bertone: “Una inversión muy importante para continuar dando respuestas al déficit habitacional”
13 diciembre, 2016
La Gobernadora realizó una nueva entrega de pensiones RUPE
15 diciembre, 2016

Alumnos de la Escuela Provincial Nº24 “Juan Ruiz Galán” culminaron el ciclo lectivo 2016 con la presentación del proyecto “Nuestra Huerta Escolar”, una tarea que desarrollaron durante el año y unió a toda la comunidad educativa.
“Nuestra Huerta Escolar” nace en el Gabinete de Psicopedagogía, donde los niños plantearon la inquietud en relación al aprovechamiento del vivero que en ese momento se encontraba en desuso. A raíz de esto la Asistente Educacional Silvia Cuevas y la Asistente Social Paula Togni tomaron la inquietud y plantearon el proyecto como estrategia innovadora de enseñanza.

En este sentido, la docente Silvia Cuevas dijo que “fue una sorpresa para nosotros la motivación que se dio en los chicos el trabajar con la huerta y fue este pequeño grupo quienes fueron multiplicadores de la propuesta, en la escuela y en la comunidad. También el poder trabajar con la huerta posibilitó otras cosas como el arreglo del patio interno de la escuela, pintamos gomas, las cuales las usamos como macetas para ubicar lupinos, pensamientos y caléndulas”.

Cuevas explicó que al desconocer el funcionamiento del vivero, asistieron a algunas capacitaciones para obtener información sobre cómo desarrollar el proyecto. También obtuvieron colaboración de Parques y Jardines de la Municipalidad de Ushuaia quienes les regalaron plantines y tierra negra para preparar los canteros del invernadero, y desde el INTA les enseñaron a armar COMPOST con desechos orgánicos que serviría de abono para las plantas. De igual modo visitaron el vivero de una antigua pobladora quien les brindó consejos y fechas para comenzar a plantar.

Otra de las acciones desarrolladas para continuar con este proyecto fue la utilización del kiosco de la escuela. “Para esto pedimos permiso a la Dirección y vendimos ensaladas de fruta, gelatina, panchos, tortas; y con la recaudación pudimos comprar elementos para trabajar en el invernadero”.

Por su parte, la docente Paula Togni indicó que “la idea era darle una dimensión pedagógica y una dimensión social porque a través de estas actividades pudieron encontrar el sentido de pertenencia a la institución y posibilitó el lazo con los otros”.